Mensaje de error

  • Warning: Illegal string offset 'host' in mobile_tools_prepare_url() (line 636 of /homepages/30/d378716489/htdocs/saluccion/sites/all/modules/mobile_tools/mobile_tools.module).
  • Warning: Illegal string offset 'host' in mobile_tools_prepare_url() (line 636 of /homepages/30/d378716489/htdocs/saluccion/sites/all/modules/mobile_tools/mobile_tools.module).
  • Warning: Illegal string offset 'host' in mobile_tools_prepare_url() (line 636 of /homepages/30/d378716489/htdocs/saluccion/sites/all/modules/mobile_tools/mobile_tools.module).
  • Warning: Illegal string offset 'host' en mobile_tools_prepare_url() (línea 636 de /homepages/30/d378716489/htdocs/saluccion/sites/all/modules/mobile_tools/mobile_tools.module).
  • Warning: Illegal string offset 'host' en mobile_tools_prepare_url() (línea 636 de /homepages/30/d378716489/htdocs/saluccion/sites/all/modules/mobile_tools/mobile_tools.module).
  • Warning: Illegal string offset 'host' en mobile_tools_prepare_url() (línea 636 de /homepages/30/d378716489/htdocs/saluccion/sites/all/modules/mobile_tools/mobile_tools.module).
  • Warning: Illegal string offset 'host' en mobile_tools_prepare_url() (línea 636 de /homepages/30/d378716489/htdocs/saluccion/sites/all/modules/mobile_tools/mobile_tools.module).
  • Warning: Illegal string offset 'host' en mobile_tools_prepare_url() (línea 636 de /homepages/30/d378716489/htdocs/saluccion/sites/all/modules/mobile_tools/mobile_tools.module).
  • Warning: Illegal string offset 'host' en mobile_tools_prepare_url() (línea 636 de /homepages/30/d378716489/htdocs/saluccion/sites/all/modules/mobile_tools/mobile_tools.module).
  • Warning: Illegal string offset 'host' en mobile_tools_prepare_url() (línea 636 de /homepages/30/d378716489/htdocs/saluccion/sites/all/modules/mobile_tools/mobile_tools.module).
  • Warning: Illegal string offset 'host' en mobile_tools_prepare_url() (línea 636 de /homepages/30/d378716489/htdocs/saluccion/sites/all/modules/mobile_tools/mobile_tools.module).
  • Warning: Illegal string offset 'host' en mobile_tools_prepare_url() (línea 636 de /homepages/30/d378716489/htdocs/saluccion/sites/all/modules/mobile_tools/mobile_tools.module).

¿Puede una madre comunicarse con su bebé antes de que haya nacido?

 

 

El cerebro humano es un órgano con más de cien mil millones de neuronas. Nadie se ha decidido a contarlas una por una para saber si están todas pero ése es el número estimado por los neurocientíficos. Ahora bien, según nos revelan las neurociencias lo importante no parece el número si no la cantidad y la calidad de las conexiones.  El establecimiento de estas conexiones es muy parecido al que llevan a cabo los técnicos de instalación de cables, si alguno se despista y no conecta los cables donde debe es posible que el ordenador de su casa no reciba conexión de internet alguna.  En el cerebro fetal, se desarrollan miles de neuronas por día y se comienzan a establecer las primeras conexiones cuya importancia será vital, luego lo importante no es tan sólo el número si no la calidad y la calidad de las conexiones. Esta es la explicación por la cual una persona puede ser más inteligente que otra sin importar del tamaño de sus cerebros. Pongamos otro ejemplo, imaginemos que el útero materno es para el cerebro del bebé algo así como una fábrica de galletas. Si añadimos suficiente harina, agua, azúcar, sal, levadura y todos los ingredientes necesarios tendremos galletas dulces y en su punto. Por el contrario, si hay un exceso de sal la galleta no saldrá tan dulce.  Y si confundimos la canela con la pimienta, el resultado puede ser algo chocante. Esto es lo que ocurre, por ejemplo, cuando los niños o niñas reciben un exceso de testosterona en el útero materno, los bebés serán más agresivos que otros niños y adultos (Carlson, Neil R. ,2002).  De la misma manera, madres con ansiedad tienen el doble de probabilidades de dar a luz a bebés que más tarde serán hiperactivos que aquellas que tienen una gestación relajada.  Luego vemos que existe una gran interacción del bebé no nato y el entorno. La mayoría de las sustancias que posee la madre en su torrente sanguíneo son compartidas con su bebé, y viceversa como ocurre en el caso de la incompatibilidad de RH. Pero aparte de la química, hay otras maneras de comunicación entra la madre y su futuro bebé. El cerebro de los bebés intrauterinos está preparado para escuchar al cuarto mes y medio. La música no sólo le llega  a través del oído si no que la hace también a través de las vibraciones del fluido que le rodea, siendo muy sensibles a este tipo de estímulos, así como a los estados emocionales de la madre. Hablando de la sensibilidad de las embarazadas sabemos desde hace muchos años que la sensibilidad emocional y sensitiva de las embarazadas  aumenta muchísimo respecto a antes de estarlo, especialmente el olfato y la audición. Un motivo de esto es puramente evolutivo ya que la madre ha de proteger a la cría y para ello, la mejor manera es detectar los peligros cuanto antes. Otra explicación puede ser que la madre es más sensible para poder estimular mejor al futuro bebé de manera que ya venga más adaptado al mundo. Un efecto muy interesante descrito por Gabriel F. Federico, autor de El embarazo Musical  es el de un experimento en el que las madres escuchaban la música que les gustaba a través de auriculares de manera que no les llegara sonido alguno a los bebés (sin importar  que si la música era rock, salsa, clásica o cualquier otra) mientras se les hacía una ecografía. Sorprendentemente, los movimientos de los bebés se hacían más lentos y tranquilos llegando a hacer movimientos de succión.  Luego la comunicación madre e hijo se lleva a cabo a través la voz de la madre pero también a través de la bioquímica.

Y parece ser cierto, que la música que relaja a la madre, también relaja el niño intrauterino siempre y cuando se haga con la seguridad necesaria, esto es, con un volumen no demasiado alto. En palabras de Kurt Mazur, director de la Filarmónica de N.Y: “La música penetra hasta dentro como una bala y no mata a nadie”. La explicación de esto la encontramos en una vía similar a la dada por el Dr. Bruce Lipton, ya que cuando estamos calmados nuestra sangre se inunda de hormonas y sustancias que reflejan nuestro estado de ánimo y llegan al futuro bebé en caso de estar embarzadas. Mientras que si estamos tensos, los niveles de glucosa en sangre se disparan, la adrenalina, la noradrenalina y demás sustancias activantes preparan al organismo para responder. Y todo ello, llega hasta el bebé en forma de batido de emociones materna, atravesando y la placenta como el aceite un colador.

Cada día salen investigaciones nuevas que reflejan que existe una gran comunicación entra la  futura madre y el bebé intrauterino. De hechos muchos  profesionales de la salud como terapeutas craneosacrales y algunos psicólogos resuelven problemas de sus clientes adultos volviendo a estas fases del desarrollo fetal descubriendo que tuvieron bien partos traumáticos o gestaciones difíciles, diseñando tratamientos sobre esta base y  solucionando con ello el problema. Luego no es que una madre pueda comunicarse con su hijo o hija antes de nacer si no que le resulta imposible no hacerlo.

En el siguiente documental, Eduard Punset entrevista a Vivette Glover, psicobióloga británica para desvelarnos la influencia del estrés materno en el niño intrauterino: